CUENTAME TUS DESEOS

Los deseos son estados mentales conativos que se expresan con términos como “querer”, “anhelar” o “apetecer”. Una gran variedad de características se asocia comúnmente con los deseos. Se consideran actitudes proposicionales hacia estados de cosas concebibles. Pretenden cambiar el mundo representando cómo el mundo debería ser, a diferencia de las creencias, que pretenden representar cómo el mundo es en realidad. Los deseos están estrechamente relacionados con la agenciamotivan al agente a realizarlos. Para que esto sea posible, un deseo tiene que combinarse con una creencia sobre qué acción lo realizaría. Los deseos presentan sus objetos bajo una luz favorable, como algo que parece ser bueno. Su cumplimiento normalmente se experimenta como placentera, en contraste con la experiencia negativa de no lograr hacerlo. Los deseos conscientes suelen ir acompañados de alguna forma de respuesta emocional. Si bien muchos investigadores están más o menos de acuerdo con estas características generales, hay un desacuerdo significativo sobre cómo definir los deseos, es decir, cuáles de estas características son esenciales y cuáles son meramente accidentales. Las teorías basadas en la acción definen los deseos como estructuras que nos inclinan hacia las acciones. Las teorías basadas en el placer se centran en la tendencia de los deseos a causar placer cuando se cumplen. Las teorías basadas en el valor identifican los deseos con actitudes hacia los valores, como juzgar o tener la apariencia de que algo es bueno.

Los deseos pueden agruparse en varios tipos según algunas distinciones básicas. Los deseos intrínsecos se refieren a lo que el sujeto quiere por sí mismo, mientras que los deseos instrumentales son sobre lo que el sujeto quiere por otra cosa. Los deseos ocurrentes son conscientes o causalmente activos, en contraste con los deseos parados, que existen en algún lugar en el fondo de la mente. Los deseos proposicionales se dirigen a posibles estados de cosas, mientras que los deseos objetuales se refieren directamente a los objetos. Varios autores distinguen entre deseos superiores, asociados con metas espirituales o religiosas, y deseos inferiores, relacionados con los placeres corporales o sensoriales. Los deseos desempeñan un papel en muchos ámbitos diferentes. Hay desacuerdo sobre si los deseos deben entenderse como razones prácticas o si podemos tener razones prácticas sin tener el deseo de seguirlas. Según las teorías del valor de la actitud adecuada, un objeto es valioso si es adecuado desearlo o si debemos desearlo. Las teorías del bienestar basadas en la satisfacción del deseo afirman que el bienestar de una persona está determinado por si los deseos de esa persona están satisfechos.

Las teorías del deseo pretenden definir los deseos en términos de sus características esenciales. ​ Se atribuyen a los deseos una gran variedad de características, como que son actitudes proposicionales, que conducen a acciones, que su cumplimiento tiende a producir placer, etc. ​ A través de las diferentes teorías de los deseos, hay un amplio acuerdo sobre cuáles son estas características. Su desacuerdo se refiere a cuáles de estas características pertenecen a la esencia de los deseos y cuáles son meramente accidentales o contingentes. ​ Tradicionalmente, las dos teorías más importantes definen los deseos en términos de disposiciones a causar acciones o en relación con su tendencia a producir placer al ser cumplidos. Una importante alternativa de origen más reciente sostiene que desear algo significa ver el objeto del deseo como valioso. ​

Se atribuye a los deseos una gran variedad de características. Suelen verse como actitudes hacia estados de cosas concebibles, a menudo denominadas actitudes proposicionales. Se diferencian de las creencias, que también suelen verse como actitudes proposicionales, por su dirección de ajuste . Tanto las creencias como los deseos son representaciones del mundo. Pero mientras que las creencias apuntan a la verdad, es decir, a representar cómo el mundo es realmente, los deseos apuntan a cambiar el mundo al representar cómo el mundo debería ser. Estos dos modos de representación se han denominado dirección de ajuste mente-a-mundo y mundo-a-mente respectivamente. Los deseos pueden ser positivos, en el sentido de que el sujeto quiere que un estado deseable sea el caso, o negativos, en el sentido de que el sujeto quiere que un estado indeseable no sea el caso. Se sostiene generalmente que los deseos vienen en fuerzas diversas: algunas cosas se desean con más fuerza que otras. ​ Deseamos cosas con respecto a algunas características que tienen, pero generalmente no con respecto a todas sus características.

Los deseos también están estrechamente relacionados con la agencia: normalmente tratamos de realizar nuestros deseos cuando actuamos.​ Por lo general, se sostiene que deseos por sí mismos no son suficientes para las acciones: tienen que combinarse con creencias. El deseo de poseer un nuevo teléfono móvil, por ejemplo, solo puede resultar en la acción de pedir uno por internet si se combina con la creencia de que pedirlo contribuiría al cumplimiento del deseo.​ El cumplimiento de los deseos normalmente se experimenta como placentero en contraste con la experiencia negativa de no lograr hacerlo.3​ Pero independientemente de si el deseo se cumple o no, hay un sentido en el que el deseo presenta su objeto en una luz favorable, como algo que parece ser bueno. Además de causar acciones y placeres, los deseos también tienen varios efectos en la vida mental. Uno de estos efectos es mover con frecuencia la atención del sujeto al objeto de deseo, específicamente a sus características positivas. ​ Otro efecto de interés especial para la psicología es la tendencia de los deseos a promover el aprendizaje basado en recompensas, por ejemplo, en forma de condicionamiento operante.

Tanto la psicología como la filosofía están interesadas en de dónde vienen los deseos o cómo se forman. Una distinción importante para esta investigación es entre los deseos intrínsecos, es decir, lo que el sujeto quiere por sí mismo, y los deseos instrumentales, es decir, lo que el sujeto quiere por otra cosa. Los deseos instrumentales dependen para su formación y existencia de otros deseos.

Los deseos intrínsecos, en cambio, no dependen de otros deseos.​ Algunos autores sostienen que todos o al menos algunos deseos intrínsecos son innatos, por ejemplo, los deseos de placer o de nutrición. Pero otros autores sugieren que incluso estos deseos relativamente básicos pueden depender en cierta medida de la experiencia: por ejemplo, antes de que podamos desear un objeto placentero, tenemos que aprender, a través de una experiencia hedónica de este objeto, que es placentero. Pero también es concebible que la razón por sí misma genere deseos intrínsecos. Desde este punto de vista, razonar hasta la conclusión de que sería racional tener un cierto deseo intrínseco hace que el sujeto tenga este deseo. También se ha propuesto que los deseos instrumentales pueden transformarse en deseos intrínsecos en las condiciones adecuadas. Esto podría ser posible a través de procesos de aprendizaje basado en recompensas.​ La idea es que cualquier cosa que prediga de forma fiable el cumplimiento de los deseos intrínsecos puede convertirse en el objeto de un deseo intrínseco. Así puede que un bebé desee a su madre inicialmente solo de forma instrumental, debido al calor, los abrazos y la leche que ella proporciona. Pero con el tiempo, este deseo instrumental puede convertirse en un deseo intrínseco.

¡Esto no es todo amig@!

Soy Yolanda, psicologa clínica sanitaria especializada en trastornos de ansiedad y depresión.

Hoy he hablado en este post sobre los deseos que sentimos en determinados momentos y/o circunstancias de nuestra vida, es lo normal. A veces sentimos deseos confusos, este tipo de deseos nos bloquean y confunden.

Seguro que tú has sentido esto en un momento determinado de tu vida, no te preocupes, nos pasa a todos. Pero si quieres hablar con alguien que sabes que te va a escuchar y entender, pero sobre todo no te va a juzgar, aqui me tienes, contactame a traves de:

Mi web: psicologiasinlimitacionesonline.com >>>

Vía whassapp o telefónica: +34 679 26 57 85 >>>

Escribeme un correo electrónico: psicologiasinlimitaciones@hotmail.com >>>

¿Hablamos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s