¿SABES PERDONAR?

De acuerdo con la Real Academia Española, las palabras perdón y perdonar provienen del prefijo latino per y del verbo latino donāre, que significan, respectivamente, “pasar, cruzar, adelante, pasar por encima de” y “donar, donación, regalo, obsequio, dar (si procede de la palabra donum, y “hasta que se cumpla el tiempo (estipulado)” (si procede de la palabra donec), lo cual implica la idea de una condonación, remisión, cese de una falta, ofensa, demanda, castigo, indignación o ira, eximiendo al culpable de una obligación, discrepancia o error.

 La acción de perdonar conlleva la existencia de las siguientes situaciones o hechos:    (1) Existencia de una ofensa de cualquier tipo, (2) Conocimiento de la ofensa por el ofendido, por la “confesión” del propio ofensor o por otros medios, (3) El perjudicado por la ofensa se siente ofendido, (4) Se modifica la actitud del ofendido hacia el ofensor (resentimiento, situación de enfado), (5) (eventualmente) conocimiento por el ofensor de la afectación de las relaciones entre ofensor y ofendido; (6) (eventualmente) el ofensor siente y/o manifiesta su vergüenza y/o arrepentimiento, (7) (eventualmente) el ofensor reconoce su error y culpa y/o solicita el perdón y/o da una satisfacción al ofendido para hacerse merecedor del perdón;quien pide perdón reconoce ante sí mismo su propio error y culpa, vence su orgullo y se humilla ante el ofendido, solicitándole la gracia del perdón (lo que puede afectar a la autoestima); se arriesga a haber reconocido la culpa o responsabilidad para eventualmente no recibir el perdón solicitado, (8) El ofendido decide perdonar al ofensor, y, (eventualmente) se lo comunica expresa o tácitamente.

Aunque el ofendido es teóricamente libre de perdonar o no, y el perdón es por tanto en teoría un acto graciable que no puede ser exigido, de hecho aumentan para el ofensor las posibilidades de ser perdonado:cuando el ofensor explicita su pesar o arrepentimiento, cuando ha solicitado el perdón, sobre todo si se lo hace públicamente, cuanto menos grave fuera la ofensa, cuando se ha compensado al ofendido por el daño, cuanto más importante sea su relación con el ofensor, cuando el ofensor manifiesta su ánimo de enmienda, cuando el ofendido considera el acto de perdonar como una obligación moral o religiosa.

Existen 5 tipos de perdón:

-. Perdón pleno/parcial: En el perdón pleno, el perdonante “perdona y olvida”, es decir, no solo decide no odiar al perdonado, sino que recupera la relación de confianza o amor con el perdonado, como si la ofensa no hubiera tenido lugar. En el perdón parcial, el perdonante decide no odiar al perdonado por la ofensa recibida, pero no se recomponen totalmente las relaciones preexistentes.

-. Perdón condicional/incondicional: En el perdón condicional, el perdonante subordina algunos o todos los efectos del perdón al seguimiento por parte del perdonado de ciertas reglas de conducta o al cumplimiento de cualquier otro tipo de condición.

-.Perdón expresado/no expresado: El perdonante puede optar por comunicar expresamente al perdonado la concesión del perdón, o bien por hacérselo ver por hechos más o menos concluyentes, o bien optar por no comunicarle de modo alguno la concesión del perdón.

-. Perdón espontáneo/solicitado: El perdón solicitado es el que se produce tras la petición de disculpas del ofensor, el espontáneo tiene lugar sin tal petición.

-. Perdón humano/divino: Según quién sea quien perdona, Dios o el ofendido, el perdón será divino o humano.

En el NT, Dios es misericordioso y perdonarse los unos a los otros se considera un imperativo moral, pues el perdón a quienes nos ofenden y nos odian es uno de los mayores ejemplos de amor al prójimo; las referencias al perdón entre los hombres abundan en el Nuevo Testamento, que recomienda poner la otra mejilla y amar a nuestros enemigos:

Jesús recomendó perdonar “setenta veces siete” (Mateo 18:22), es decir, no cansarse de perdonar.

La Parábola del hijo pródigo enseña las diferencias del perdón entre los seres humanos y su analogía con Dios como perdonador, para quienes buscan de su perdón.

Santo Tomás de Aquino, impresionado con la oración a menudo por él mencionada y que es la oratio de la misa del X domingo después de Pentecostés, que dice:”Deus qui omnipotentiam tuam parcendo maxime manifestas” “Oh Dios que manifiestas tu omnipotencia sobre todo por el perdón…”), afirma que “el perdón de Dios configura un poder superior al hecho de crear los cielos y la tierra”.

Las oraciones más importantes para el cristianismo, el “Kyrie Eleison”, el “Credo” de la Iglesia católica y el tradicional “Padrenuestro” mencionan el perdón de las ofensas y de los pecados. En el “Credo” se dice, hacia el final: “Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados”.

En el Padrenuestro se recogen estas palabras: perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

El pecado es una ofensa a Dios, que por tanto también tiene algo que perdonar, a través del sacramento de la confesión o penitencia. A través de los sacerdotes se obtiene el perdón divino por medio de la llamada “absolución”. La Iglesia católica sostiene esta capacidad del sacerdote en las palabras que el evangelio pone en boca de Jesús: “Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados. A quienes se los retengáis les quedan retenidos” (Jn 20, 23).

La Biblia destaca mucho más como obligación religiosa perdonar que pedir perdón.

Por perdón, en el ámbito jurídico pueden entenderse tres cosas bien distintas: (1)El perdón del ofendido por un delito o falta penales, (2)El perdón de las deudas, técnicamente llamada “condonación”, (3) El perdón de las penas concedido discrecionalmente por el Estado, por medio del llamado “indulto”.

La facultad de castigar y perdonar se ha considerado tradicionalmente como una de las prerrogativas esenciales del soberano, y, como muestra de civilización, como contraria a una carácter justiciero o vengativo del poder y como muestra de “clemencia”, que evitaría añadir al mal causado por el delito el mal causado por la pena. El indulto (también conocido como perdón) es una causa de extinción de la responsabilidad penal, que supone el perdón de la pena. Lo concede un poder soberano, como un rey o jefe de Estado (hoy en día, lo conceden en realidad los gobiernos, aunque formalmente lo haga el jefe del Estado en la mayoría de los países). El perdón es diferente a la amnistía, que supone renunciar a perseguir el delito; solo puede indultarse a quien ya ha sido condenado, en cambio puede amnistiarse a quien no lo ha sido. Hoy en día, el perdón y el indulto se conceden en muchos países cuando los individuos llegan a demostrar que han pagado su deuda con la sociedad, o cuando por otras razones los encargados de concederlos entienden que son merecidos (por ejemplo cuando se sospecha un error judicial o se entiende que la ley penal por la que se condenó era injusta). El perdón es concedido por ello en ocasiones a personas a las que se ha acusado injustamente. No obstante, puesto que suele ser requisito para el indulto que el condenado o un tercero lo solicite, y la solicitud constituye implícitamente la aceptación de una falta, en ocasiones el ofrecimiento es rechazado.

¡Esto no es todo amigo!

Todos tenemos problemas con personas que nos hacen daño, sin querer o queriendo y el perdon es la única vía para cortar el cordón que nos une a esas personas. Como decirtelo, el perdón hace que esas personas se conviertan en indiferentes para cada uno de nosotros.

Y, ya sabes, si te interesa este tema puedes ponerte en contacto conmigo:

Web: psicologiasinlimitacionesonline.com >>>

Llámame o whassapeame: +34 679 26 57 85 >>>

Escribeme un correo electrónico: psicologiasinlimitaciones@hotmail.com >>>

¿Hablamos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s